La caverna vacua: algunas actualizaciones sobre las sombras de Platón

La caverna vacua: algunas actualizaciones sobre las sombras de Platón

Gloria Lapeña Gallego

Abstract: El presente artículo utiliza como hilo conductor dos mitos: el Mito de la caverna de Platón y el Mito del Origen de la pintura de Plinio. Partiendo de su origen y relacionándolos con la transformación social e importancia de la imagen en la comunicación, llegamos a la Modernidad, donde es necesario redefinir el significado de sombra. La maldad que encierra, especialmente en la cultura occidental, ha originado su aniquilación metafórica y física, de una manera subconsciente y relacionada con el desarrollo y el avance tecnológico. Un doble ensayo que reflexiona sobre la dificultad de distinguir entre lo real y lo imaginario en un mundo resultado de la fusión de los dos Mundos de Platón.

Más detalles

Descarga Libre 0,00 € IVA incluido

Añadir al carrito

La caverna vacua: algunas actualizaciones sobre las sombras de Platón


Extracto 1

 

Si analizamos el mito de la caverna platónico fuera del terreno académico del estudiante adolescente (más preocupado por memorizar una serie de párrafos que de sacar partido al conocimiento filosófico), encontraremos la necesidad de Revisitar la cueva, como propone el título del trabajo de Barrio Alonso (2009). El prisionero, en principio condenado a mirar al fondo de la cueva donde se proyectan sombras, sale al exterior y, aunque queda deslumbrado por la luz del Sol, acaba descubriendo la verdad. Este argumento, trasladado al siglo XXI, debe ser reconsiderado y contextualizado si se trata desde el punto de vista del conocimiento a través de la comunicación y, especialmente, de la imagen, exponente máximo de la expresión directa. Las sombras dejan de ser proyecciones para ser realidades virtuales de las que poco sabemos, y que a pesar de ello se nos muestran familiares y atractivas. Algunas han salido de la cueva para mezclarse con las realidades y resulta difícil discernir entre lo verdadero y lo imaginario. Otras permanecen olvidadas, borradas por la oscuridad o, en el mejor de los casos, añoradas.

 

“Las sombras ya no son lo que eran”, apuntarán con resignación los más nostálgicos, recordándolas como algo propio que extrañan y que han perdido. En un mundo lleno de luz y de uniformidad en el que se pretende anular las diferencias y la identidad de cada individuo bajo la óptica de la globalización, no queda sitio para la meditación y para el razonamiento. Del mismo modo, ese mismo mundo dominado por la reproducción de la imagen, manipulada y expuesta, todo se da hecho, y no existen las opciones o interpretaciones que marcan la identidad.

 

Extracto 2

 

La luz en la teología cristiana, al igual que en la concepción del pensamiento griego, se identifica con la vida y es un medio de conocimiento opuesto a las tinieblas, que se equivale a la muerte. Igualmente a los distintos colores en que se descompone la luz física, confundida en ocasiones con la Luz divina, se les atribuye una simbología desde la Antigüedad. Se busca el color que represente la luz divina, se imita la luz del Sol y los fenicios intentaban que los espacios coloreados emanasen luz como símbolo de vida. La idea de una luz infinita situada más allá de los límites del mundo sensible ejerció gran influencia en la teología cristiana y por extensión en todo el mundo occidental. El común denominador de sus escritos de filósofos posteriores a Platón y los Padres de la Iglesia es la identificación con la luz de Dios: una infinita e inagotable fuente luminosa que alumbra el camino de quienes son capaces de recibir la verdad. En nuestra cultura, a causa de la influencia del cristianismo, la claridad se ha convertido en la instancia hegemónica del saber, y el brillo, cualidad de lo nuevo y valioso, en símbolo de belleza y poder. Por el contrario, la sombra tiene connotaciones negativas y se asocia al pecado. Así, entre otros muchos ejemplos de la Biblia, en el Evangelio según San Mateo se insiste sobre la luz del alma, que puede cegarse con las tinieblas: “La lámpara del cuerpo es el ojo. Cuando el ojo está sano, todo el cuerpo está en la luz. Cuando está enfermo, todo el cuerpo está en las tinieblas. Pero si hay tinieblas en la luz que hay en ti, entonces habrá ceguera completa, mucho mayor que la ceguera del ojo”.

  • 01. Autor/a/es: Gloria Lapeña Gallego
  • 02. Título del contenido: La caverna vacua: algunas actualizaciones sobre las sombras de Platón
  • 03. Palabras clave: Sombra, luz, comunicación, saber, arte, imagen
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 26/09/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: Si
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 15
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (1,3 MB)
  • 10. Contenido con imágenes: Si
  • 11. Precio y moneda: Descarga libre
  • 12. Licencia del contenido: Distribución exclusiva en DEFORMA Cultura Online
  • 13. El contenido publicado es inédito: Si
  • RESULTADO REVISIÓN POR PARES: .
  • Resultado: ●●○○ Bueno

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin contenidos

Total 0,00 €
Todas las Noticias

Nuevos contenidos

no hay nuevos contenidos en este momento

PayPal