Del cine penitenciario a la estética del cine negro en la pintura de Gerhard Richter

Del cine penitenciario a la estética del cine negro en la pintura de Gerhard Richter

Antonio García López - Francisco Berenguer

Abstract: Las relaciones entre el cine y la pintura, lejos de tener una única dirección, son la manifestación palpable de más de cien años de convivencia. Si bien el cine necesitó de la pintura en sus inicios, no es menos cierto que el cine ha condicionado desde su aparición gran parte de la evolución del arte de nuestro tiempo. Dentro de ese contexto, el presente artículo analiza a partir de la pintura de un autor como Gerhard Richter, hasta qué punto los géneros propios del cine, y estrategias narrativas tan características como el flash-back han acabado siendo plenamente asumidos por la pintura contemporánea.

Más detalles

1,50 € IVA incluido

Añadir al carrito

Del cine penitenciario a la estética del cine negro en la pintura de Gerhard Richter


Extracto 1

 

No obstante, si intentamos establecer un paralelismo con el modo en el que se desarrollan los distintos géneros pictóricos, podremos observar como existen algunas similitudes con el modo de operar de la industria cinematográfica. Si nos situamos en el Renacimiento por ejemplo, observamos como la aparición de un nuevo grupo social y económico vinculado al auge del comercio, introduce una mayor demanda hacia la realización de retratos. Fenómeno socio-económico que contribuye al desarrollo y aumento, en cantidad y calidad, de obras pertenecientes a este género. Pero para que esa transformación temática, e incluso técnica, de la pintura fuese posible, había de darse una condición necesaria, el aumento en el número de demandantes. Es decir, la emergencia de una nueva clase social. En la actualidad, y salvando las distancias históricas, los nuevos géneros desarrollados por el cine surgen de un modo bastante similar, aunque a partir de métodos de trabajo mucho más industrializados.


A partir de esta aproximación al concepto de género, así como a las circunstancias que los fomentan dentro de la industria cinematográfica, podemos adentrarnos en la búsqueda de aquellos elementos que hacen del cine negro, uno de los estereotipos “icóniconarrativos” más importantes y desarrollados.

 

Extracto 2



Tanto las novelas como el cine negro, reflejan en sus estructuras narrativas e iconográficas la rápida transformación de valores que sacudió a EE.UU. Un país sorprendido, primero, en una voraz evolución hacia el modelo industrial; posteriormente, sumergido en la crisis del “crack del 29”; y finalmente comprometido en el esfuerzo bélico de la 2ª Guerra Mundial.


A la hora de comprender los diversos aspectos que nutren al cine de gángsters, no debemos considerar la fuente literaria como la única. De hecho, son diversos los motivos de inspiración. Primero, la violencia delictiva de las calles, después, el eco que de esa situación hacen las noticias de la prensa diaria, más adelante, la puesta en escena de la violencia por medio de una narrativa estilizada, que desarrollan tanto el teatro como la novela. Igualmente la radio y los cómics proponen otras tantas modalidades de representación partiendo del universo del hampa. Sus cimientos y moldes arquetípicos sostienen el proceso que, a mediados de los años veinte y todavía en el mudo, irá conformando el futuro cine de gángsters. Esta continua mirada a la violencia tanto física (cine de gángsters) como moral (cine negro), exteriorizada a veces de una manera explícita y en otras ocasiones encubierta, proporciona a las películas que nos ocupan una dimensión y narrativa hacia un tipo de presente prolongado en el tiempo (desde 1939 hasta 1956). Esto es debido a que los filmes durante más de una década, van a operar a favor de la simbiosis entre las imágenes y las expectativas sociales de la colectividad. Cuestión avalada por la constante alusión a los acontecimientos que nutren su presente histórico contemporáneo. Mecanismo que, como veremos más adelante, proporciona a las obras de determinados creadores un sentido de crónica social.

La propia industria cinematográfica, y los artistas contemporáneos que posteriormente han hecho referencias en su obra a aspectos del cine negro, han conseguido establecer un intenso diálogo entre sus producciones y el espectador. Este, testigo mudo de la violencia vivida a diario, configura tanto ante las imágenes de la pantalla, como ante las creaciones de determinados artistas, su propia respuesta ideológica, al mismo tiempo que es inducido a participar en el malestar social generado.



  • 01. Autor/a/es: Antonio García López - Francisco Berenguer
  • 02. Título del contenido: Del cine penitenciario a la estética del cine negro en la pintura de Gerhard Richter
  • 03. Palabras clave: Pintura, cine, géneros cinematográficos, géneros pictóricos
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 27/09/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: Si
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 8
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (320 KB)
  • 10. Contenido con imágenes: No
  • 11. Precio y moneda: 1,50 € (IVA incluido)
  • 12. Licencia del contenido: Distribución exclusiva en DEFORMA Cultura Online
  • 13. El contenido publicado es inédito: Si
  • RESULTADO REVISIÓN POR PARES: .
  • Resultado: ●●●● Excelente

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.