Terrores inhumanos: intrusos del cosmos y rebeldes del entorno

Terrores inhumanos: intrusos del cosmos y rebeldes del entorno

Román Gubern

Abstract:  De entre los miedos que más conmueven y fascinan a la par, es quizás el provocado por lo no humano, el más extraño e inquietante. Nos referimos por una parte al temor a ser invadidos o aniquilados por una especie extraterrestre, potenciado por la aversión a lo desconocido; y en segundo lugar, el miedo popular hacia el poder de la ciencia no controlada que deriva en fantasías en torno a la creación humana, ya sean máquinas, robots o ciborgs. Román Gubern explora en este texto el tema de las amenazas alienígenas en el cine, plasmado en muchos filmes, desde el primer cine sonoro hasta hoy, desde criaturas del espacio exterior a virus o bacterias como los ultracuerpos, relacionándolas con viejos miedos mitológicos, invasiones, pánicos colectivos y guerras.

Más detalles

1,95 € IVA incluido

Añadir al carrito

'Alienmonster IV', H.R. Giger (1978), H.R. Giger Museum, Gruyères, Suiza (izquierda). 'Frankenstein: el creador del monstuo', Universal Pictures, 1931 (derecha).

Terrores inhumanos: intrusos del cosmos y rebeldes del entorno

 

Extracto 1

 

El pánico colectivo inducido por la emisión de Orson Welles en 1938, que adaptaba muy libremente el tema mediante la reescritura de Howard Koch, fue atribuido por algunos sociólogos a la ansiedad colectiva provocada por el expansionismo de Hitler en Europa, que auguraba una confrontación armada a gran escala, en el agobiante clima de incertidumbres de la Gran Depresión. Pero cuando este hilo argumental fue retomado por el cine de Hollywood en la posguerra, el marco político era el de la Guerra Fría, avivada desde la primera explosión atómica soviética en septiembre de 1949, seguida en diciembre de aquel año por la primera explosión china. Por entonces, hacía dos años que se había iniciado la caza de brujas contra la infiltración comunista en la industria de Hollywood. En este marco histórico, político y psicológico, Hollywood retomó la fábula de Wells, adaptándola a sus necesidades en La guerra de los mundos (The War of the Worlds, 1953), una producción de George Pal dirigida por Byron Haskin. La acción fue desplazada de la Inglaterra victoriana a la California de 1953. La invasión masiva (un tópico de la ciencia ficción japonesa) de máquinas, controladas desde su interior por marcianos, acababa felizmente gracias a su vulnerabilidad a una bacteria terrestre. Tras el éxito de esta producción, apareció como un eco oportunista Earth vs. the Flying Saucers/Invasion of the Flying Saucers (1956), de Fred F. Sears y con efectos a cargo del maestro Ray Harryhausen, en la que los invasores extraterrestres resultaban ser vulnerables a los sonidos de alta frecuencia.

 

Extracto 2

 

Probablemente, el ciclo más interesante e inquietante acerca de la conquista de nuestro planeta por parte de alienígenas es el de los llamados ultracuerpos, ciclo basado en un tema clásico en la ficción de terror, a saber, el de la usurpación o absorción de la personalidad de un sujeto, para convertirlo en un doble del original, pero despojado de su personalidad originaria. Si se examinan los temas clásicos del vampiro, del licántropo y de la posesión diabólica, se verá que su drama se basa en un sujeto que, por una acción exterior –un mordisco, la acción de la luna llena, la introducción del demonio en el cuerpo– pierde su identidad originaria y pasa a ser otro sujeto diferente. Pero, en todos estos casos, algo del sujeto originario sigue residiendo en su mutante, como un débil despojo: es el sujeto original convertido en víctima de una fuerza superior e incontrolable que le domina; mientras que en el llamado ultracuerpo queda tan sólo la apariencia física y la voz, pero su personalidad (su identidad, su psicología, sus ideas y sus emociones) ha sido enteramente extirpada en el proceso de transmutación.

En realidad, esta inquietante fantasía constituye una de las varias modalidades del tema fantástico del doble, del doppelgänger (una fantasía esquizoide cultivada en el campo de la literatura por Hoffman, Maupassant, Dostoievski, Poe, Stevenson...). Fue Jean Paul Richter quien acuñó esta expresión en 1796, a las puertas del siglo en el que estallaría el romanticismo.

 

Extracto 3

 

En 1921, el escritor checo Karel Čapek presentó el drama futurista R.U.R. (Robots Universales Rossum), que hizo nacer los primeros laborantes construidos con materia viva –un eco del mito frankensteiniano–, e introdujo con ello los primeros robots orgánicos, palabra que en checo significa ‘trabajo forzado’. En su texto, Čapek, presentó la rebelión de estos seres contra los hombre, aunque su obra concluía con un final feliz. En su famosa y monumental estampa futurista Metrópolis (1927), Fritz Lang introdujo la figura del robot cinematográfico. En una sociedad radicalmente dual; la ciencia aparecía encarnada por el perverso sabio Rotwang (Rudolph Kleine-Rogge), quien tenía mucho de alquimista medieval y conseguía fabricar un robot, al que daba la apariencia de la dulce María (Brigitte Helm), muchacha crística que predicaba el consuelo a los obreros en las catacumbas.


  • 01. Autor/a/es: Román Gubern
  • 02. Título del contenido: Terrores inhumanos: intrusos del cosmos y rebeldes del entorno
  • 03. Palabras clave: Cine, apocalipsis, alienígenas, ultracuerpos, robot, ciborg, Metrópolis, Frankenstein, Der Golem, Alien, Blade Runner
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 19/04/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: No
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 26
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (1,5 MB)
  • 10. Contenido con imágenes: Si
  • 11. Precio y moneda: 1,90 € (IVA incluido)
  • 12. Licencia del contenido: Distribución exclusiva en DEFORMA Cultura Online
  • 13. El contenido publicado es inédito: No
  • 14. Documento original: Capítulo de libro
  • 15. Fuente original: Gubern, Román: "Terrores inhumanos: intrusos del cosmos y rebeldes del entorno" en AA.VV.: Apocalipsis ya. El cine del fin del mundo. Sendemà, 2011, pp. 58-83. ISBN 978-84-939084-0-9.

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.