Estrategias compositivas en la obra de postguerra de Francisco de Goya

Estrategias compositivas en la obra de postguerra de Francisco de Goya

Carlos Foradada

Abstract: A partir de la Guerra de la Independencia Goya modifica su posición frente a los acontecimientos que lo envuelven, pero lo hace a través de una serie de recursos que finalmente alteran la posición del espectador frente los contenidos representados. Con ello, el autor pretende conmover nuestro ánimo a través de un conjunto de procedimientos que implican un relato verosímil de los hechos. Sin embargo, las estrategias compositivas que analizamos dan lugar a una serie de transferencias reciprocas entre el espacio de ficción y el real, de tal modo que la naturaleza de ambas categorías resulta alterada de manera sustancial, tal y como veremos en los siguientes contenidos.

Más detalles

Descarga Libre 0,00 € IVA incluido

Añadir al carrito

'Saturno', Francisco de Goya. Fotografía de J. Laurent (detalle), 'Saturne dévorant un de ses enfants', NIM: 03194, 1866-73. Archivo Ruiz Vernacci, Fototeca del IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España, Fototeca del Patrimonio Histórico.

Estrategias compositivas en la obra de postguerra de Francisco de Goya. Nueva metodología de análisis para la docencia en Bellas Artes

 

Extracto 1


La nueva configuración de sus obras nace, como se ha indicado, en los primeros dibujos que Goya realiza en su largo viaje por el norte de España en plena Guerra de la Independencia. Debido a ello, el pintor retoma las técnicas del dibujo y el grabado para dejar constancia de una de las guerras más cruentas de cuantas haya vivido España a lo largo de su historia. Recordemos que los trabajos titulados por Goya –"Fatales consecuencias de la sangrienta guerra en España contra Buonaparte y otros caprichos enfáticos en 85 estampas inventadas, dibuxadas y grabadas por el pintor original Don Francisco de Goya y Lucientes"– fueron recopilados bajo el título de los Desastres de la guerra. Sin embargo, Goya dará un paso más en dicha dirección cuando realiza las Pinturas Negras en las paredes de su propia estancia –la Quinta del Sordo– entre los años 1819 y 1824. De manera que a la conmoción provocada por algunas estampas de los Desastres, se añaden otros recursos que modifican nuestra posición, de un modo que dejamos de ser espectadores inadvertidos y distantes. A ello contribuye el hecho de que nuestro pintor plantea la configuración de sus obras fuera del corsé que anteriormente implicaban los modelos compositivos externos a la obra, denominados "mecánicos", frente a los que nuestro pintor plantea una configuración de sus personajes "orgánica", haciendo que éstos se expandan desde el interior hacia el espacio exterior.

 

Extracto 2


La implicación del espectador en las Pinturas Negras obedece a recursos que van más allá de la mencionada alteración del espacio escénico. Sobre ello queremos señalar brevemente algunas consideraciones que se refieren al lugar asignado para el visitante en estas obras. Hubert Damisch, en su riguroso estudio sobre los sistemas de representación espacial en la pintura, advierte la posibilidad de un punto de vista nómada que puede tener su centro en el espectador, más allá del punto que establece la óptica tradicional.

El punto de vista nómada planteado por Damisch explicaría las dificultades que envuelven a quienes han intentado, sin éxito, aplicar la perspectiva artificial renacentista a las arquitecturas pintadas en los frescos de la Roma imperial. La misma configuración adquieren las escenas, dispuestas igualmente en frisos, que Goya elaboró a su regreso de Italia en los murales de la Cartuja de Aula Dei,Zaragoza (1772-1874). En ambos ejemplos, como también ocurre en las Pinturas Negras, encontramos –según nuestra opinión–puntos de fuga encadenados que acompañan permanentemente a los puntos de vista cambiantes de los espectadores que se mueven y que habitan el espacio.

Por otro lado, las composiciones de algunas de estas obras, debido a su formato extraordinariamente apaisado, plantean un recorrido para su observación que implica desplazamientos en el espacio para el visitante de sus escenas. De hecho, la agrupación de los personajes en diversas pinturas deja amplios espacios vacíos, para cuya percepción debemos generar nuevos puntos de vista.Un ejemplo de la mencionada yuxtaposición lo hallamos en la Romería de San Isidro que mostramos en la siguiente imagen. La figura exenta del grupo que se encuentra en el extremo derecho del cuadro pertenece a un ámbito perspectivo diferente al ocupado por los personajes agolpados en el primer plano de la escena. También están exentos de la mencionada perspectiva el pequeño grupo que se halla en el extremo izquierdo de la composición. Ello implica que la figura solitaria de la derecha debe ser observada con un nuevo golpe de vista y, por tanto, en un momento diferente.

  • 01. Autor/a/es: Carlos Foradada Baldellou
  • 02. Título del contenido: Estrategias compositivas en la obra de postguerra de Francisco de Goya. Nueva metodología de análisis para la docencia en Bellas Artes.
  • 03. Palabras clave: Goya, Pinturas Negras, estrategias compositivas, estética.
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 11/06/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: Si
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 24
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (6,9 MB)
  • 10. Contenido con imágenes: Si
  • 11. Precio y moneda: Descarga libre
  • 12. Licencia del contenido: Dominio público
  • 13. El contenido publicado es inédito: Si
  • RESULTADO REVISIÓN POR PARES: ●●●● Excelente

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin contenidos

Total 0,00 €
Todas las Noticias

Nuevos contenidos

no hay nuevos contenidos en este momento

PayPal