El Arte en el libro. De los manuscritos a los libros impresos

El Arte en el libro. De los manuscritos a los libros impresos

Fernando Evangelio

Abstract: Desde el momento en que la iustración xilográfica se incorporó de una forma amplia a los libros impresos en la década de 1470, que coincide, a su vez, con la culminación de la expansión de la imprenta por todos los países europeos, la evolución hacia la realización de auténticas obras de arte impresas, armonizando texto, imagen y elementos ornamentales, fue un camino sin retorno en el que los verdaderos artistas fueron los impresores en cuya pericia recayó la responsabilidad de alcanzar el alto nivel reconocido en gran cantidad de libros de finales del siglo XV y de todo el XVI.

Más detalles

1,83 € IVA incluido

Añadir al carrito

Página de mayo del calendario del libro 'Las muy ricas horas del Duque de Berry', 1411-1416, de los hermanos Limbourg. Museo Condé, Chantilly, Francia.

El Arte en el libro. De los manuscritos a los libros impresos

 

Extracto 1

 

Cuando en 1498 Durero publicó su Apocalipsis con 15 grandes xilografías, nadie le llamó a esta obra libro de artista, entonces los términos y los conceptos no eran los mismos que se emplean ahora; sin embargo, cinco siglos después vemos que podría encajar perfectamente en el concepto que hoy se acoge bajo esa denominación. La consideración de este libro como una relevante obra de arte es unánime y, sin duda, cuando Fernando Checa dice de él que “se trata de uno de los conjuntos de imágenes más influyentes de la historia del arte de todos los tiempos”; está recogiendo y sintetizando el sentir y el acuerdo generalizado acerca de su valoración.

Pero éste, cuya singularidad no es necesario resaltar, no es el único libro de estas características publicado; ni el único ni el primero. Y, aunque el momento en que el Apocalipsis de Durero vio la luz corresponde todavía al periodo “incunable”, la búsqueda para hacer de los libros, objetos que llegasen en su aportación comunicativa más allá del contenido de sus textos, era algo que ya se había experimentado y se seguiría haciendo abundantemente con resultados de gran calidad.

Esta búsqueda de la expresión visual y artística en los libros impresos se dio prácticamente desde los comienzos de la imprenta porque obedecía a una actitud que ya estaba presente desde siglos atrás en la producción de los códices miniados; esos manuscritos que, junto a los textos copiados con primorosa dedicación, incluían pinturas –“miniaturas”-, cuya belleza y expresión sigue asombrándonos; y que, además, estaban decorados con otros elementos como las orlas o las letras capitales. A todo ello se unía, para completar la perfección de estos códices, el cuidado de los materiales y de la encuadernación...

 

Extracto 2


Ahora bien, a mediados del siglo XV, los libros realizados con caracteres móviles no eran los únicos libros impresos, existían otros que eran una derivación lógica de la xilografía, un sistema de estampación antiguo, que venía empleándose en Europa desde el siglo XIV, una vez desarrollado y extendido el uso del papel en el viejo continente. Existe controversia acerca del momento en que aparecieron estos libros, que se conocen como “libros xilográficos”. Tradicionalmente se los ha considerado como antecedentes de la invención de la imprenta; sin embargo, hay investigadores como Colin Clair que fechan su primeros momentos hacia 1460, es decir, que su aparición sería posterior o, como mucho, simultánea a la imprenta de Gutenberg. Esto no tiene mayor importancia para nosotros, es indiscutible que los libros xilográficos aparecieron como consecuencia lógica de una práctica que ya se conocía y que, en un momento dado, se aplicó a la realización de libros por un sistema muy fácil de comprender: en cada plancha de madera se grababan todos los elementos correspondientes a una página completa, incluyendo texto, imágenes y elementos decorativos, de forma que luego se imprimía página a página a partir de los diferentes tacos, para terminar encuadernándolas todas formando el libro...

  • 01. Autor/a/es: Fernando Evangelio Rodríguez
  • 02. Título del contenido: El Arte en el libro. De los manuscritos a los libros impresos
  • 03. Palabras clave: Libro de artista, historia del libro, manuscritos, libros xilográficos, caracteres móviles
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 21/03/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: No
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 13
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (3,6 MB)
  • 10. Contenido con imágenes: Si
  • 11. Precio y moneda: 1,78 € (IVA incluido)
  • 12. Licencia del contenido: Distribución exclusiva en DEFORMA Cultura Online
  • 13. El contenido publicado es inédito: No (fondo del catálogo de la Editorial Sendemà)
  • 14. Documento original: Capítulo de libro
  • 15. Fuente original: Evangelio Rodríguez, Fernando: "El Arte en el libro. De los manuscritos a los libros impresos" en AA.VV.: Sobre libros. Reflexiones en torno al libro de artista. Sendemà, 2009, pp. 21-33. ISBN 978-84-937368-0-4.

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin contenidos

Total 0,00 €
Todas las Noticias

Nuevos contenidos

no hay nuevos contenidos en este momento

PayPal