Isubmit, Youprofile, Werank. La deconstrucción del mito de la Web 2.0

Isubmit, Youprofile, Werank. La deconstrucción del mito de la Web 2.0

Geert Lovink

Abstract: La Web ofrece increíbles oportunidades. El reto consiste en plantear “meditaciones rigurosas” que reflejen discursos basados en un compromiso documentado. A pesar de la aparición de una nueva generación de aplicaciones y del espectacular crecimiento de la población de internautas, sin olvidar el aumento de la implicación de los usuarios, la mayoría de los temas relativos a Internet siguen siendo los mismos: control corporativo, vigilancia y censura, “derechos de propiedad intelectual”, filtrado, etc... En este ensayo, me centraré en dos aspectos: la tentación de participar en la “libre” economía y los asuntos relativos a la vigilancia dentro de los sitios de redes sociales y por qué los jóvenes creen que tienen buenos motivos para ignorarla. (Inclusiva-net, Medialab-Prado).



Más detalles

Descarga Libre 0,00 € IVA incluido

Añadir al carrito

Isubmit, Youprofile, Werank. La deconstrucción del mito de la Web 2.0


Extacto 1

 

Todavía pululan en el aire los fragmentos no reconstruidos de la ideología de Internet de los años 90. La mayoría de ellos son conceptos “facilitadores” que atraen la atención de los usuarios más jóvenes, amantes de la libertad. Para el blogger Ian Davis, la Web 2.0 “es una actitud, no una tecnología. Permite y alienta la participación mediante servicios y aplicaciones abiertas. Con ello me refiero a que son aplicaciones técnicamente abiertas, o lo que es más importante, socialmente abiertas, con derechos concedidos para utilizar el contenido en contextos nuevos y atractivos. Naturalmente, la Web ha tenido siempre como insignia la participación y no sería nada sin ella. Su único y más destacado logro, el hipervínculo en red, ha alentado la participación desde sus inicios”. Léase la pegadiza autodefinición de Digg: “Digg contiene únicamente contenido activado por sus usuarios. La comunidad Digg envía y vota cada uno de los artículos publicados en Digg. Comparte, descubre, marca y promueve aquellas noticias que consideres importantes”. No basta con destruir el atractivo de un libertarismo tecnológico de esta envergadura en una publicación académica o en una lista de correo. El debate económico del “cambio” con tintes de rebeldía sigue pendiente de un análisis con ojo crítico. Ningún disidente se ha levantado todavía para oponerse al hipócrita programa que esconden los términos “libre” y “abierto” en foros públicos más amplios. Lo que se debería hacer en realidad es solicitar a los gurús de la libertad que ideen un modelo económico innovador cada vez que “liberen” una actividad social o cultural.

 

Extracto 2

 

Se ha acusado, y con razón, a los promotores de la Web 2.0 de promocionar sitios emergentes para después venderlos a emprendedores capitalistas que a continuación sustituían a los directivos y alineaban a los usuarios, a los que no les quedaba otra solución que cambiar de producto, de modo que se iniciaba un ciclo nuevo en otra parte. Y aquí no acaba la historia. Jon Ippolito afirma: “Descartar las innovaciones de la Web 2.0 simplemente porque los emprendedores capitalistas utilicen este insignificante término para sacar dinero a los inversores, sería como descartar el movimiento ecologista porque los políticos británicos ondean de repente banderas verdes para seducir a los votantes en un año de elecciones. No confundamos a los oportunistas con las comunidades”. Saul Albert admite: “No hay nada malo con la propuesta empresarial si se puede mantener el delicado equilibrio entre lo que son mis necesidades y los imperativos de los fundadores y publicistas”. A continuación, presenta el ejemplo de del.icio.us que tuvo la oportunidad de reemplazar a (acabar con) Google con una completa infraestructura pública de conocimiento ascendente justo antes de que se produjera su adquisición. Juha Huuskonen de Pixelache en Helsinki recuerda a la lista de participantes que “parece esencial para cualquier organización/servicio/herramienta el poder mantener la imagen de “chicos buenos”, algo que resulta cada vez más difícil para los servicios comerciales del futuro. Un asunto extremadamente complejo e importante resulta ser el modo en que se gestionan los monopolios, tanto en el campo de los servicios comerciales como Google, como en lo que respecta a proyectos como la Wikipedia. El increíble papel que desempeñan los “dictadores benévolos” como Jimbo Wales para Wikipedia o Linus Thorvalds para Linux no parece ser una solución duradera”.

  • 01. Autor/a/es: Geert Lovink
  • 02. Título del contenido: Isubmit, Youprofile, Werank. La deconstrucción del mito de la Web 2.0
  • 03. Palabras clave: Web 2.0, redes abiertas, participación de usuarios, cultura de Internet
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 24/06/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: No
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 16
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (228 KB)
  • 10. Contenido con imágenes: No
  • 11. Precio y moneda: Descarga libre
  • 12. Licencia del contenido: CC BY-SA 3.0
  • 13. El contenido publicado es inédito: No
  • 14. Documento original: Artículo
  • 15. Fuente original: Lovink, Geert: "Isubmit, Youprofile, Werank. La deconstrucción del mito de la Web 2.0", Inclusiva-net, Medialab-Prado, 2008. [http://medialab-prado.es/mmedia/580/view].

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin contenidos

Total 0,00 €
Todas las Noticias

Nuevos contenidos

no hay nuevos contenidos en este momento

PayPal