Lovecraft y la creación de atmósferas en el cine fantástico

Lovecraft y la creación de atmósferas en el cine fantástico

Carlos Arenas

Abstract: El escritor norteamericano H.P. Lovecraft, considerado como figura clave del género de terror, ha ejercido una enorme influencia en la cultura popular, fundamentalmente en la literatura y el cine. Este influjo es notorio en el cine fantástico, especialmente en la creación de personajes y ambientes perturbadores. Pese a que la adaptación de sus obras a la gran pantalla no ha sido convincente, películas de ciencia ficción como Alien y La cosa consiguieron impactar con su poderoso imaginario y rendirle tributo.

Más detalles

Descarga Libre 0,00 € IVA incluido

Añadir al carrito

Lovecraft y la creación de atmósferas en el cine fantástico


Extracto 1

 

Con sus relatos y novelas, Lovecraft creaba un caudaloso imaginario, que se prestaba a ser trasvasado al cine, tarea que se llevaría a cabo en incontables ocasiones, aunque por lo general de modo poco satisfactorio. Las numerosas adaptaciones cinematográficas de los relatos de Lovecraft han tenido una suerte y repercusión desigual: desde The haunted palace (Roger Corman, 1963) y The resurrected (Dan O’Bannon, 1993), basadas en “El caso de Charles Dexter Ward”, (The case of Charles Dexter Ward, 1927-28) a Dagon. La secta del mar (Dagon, Stuart Gordon, 2001), que adaptaba conjuntamente “Dagon” (Dagon, 1917) y “La sombra sobre Innsmouth” (The shadow over Innsmouth, 1936), o Re-Animator (id., Stuart Gordon, 1985), que basada en “Herbert West. Reanimador” (Herbert West- Reanimator, 1922) causó impacto en el cine de terror quirúrgico y hospitalario de los años ochenta, las adaptaciones no han sido nada convincentes. Recientemente incluso el cine fantástico español se ha inspirado en el universo lovecraftiano con la excusa de querer rescatar el cine de horror clásico de los años 70: La herencia Valdemar (José Luis Alemán, 2010) y su continuación La sombra Prohibida (José Luis Alemán, 2011), pese a apuntar buenas ideas han presentado un resultado global más que cuestionable, cuando no irrisorio.

Esta crónica de “fracasos” al intentar trasladar los cuentos de Lovecraft, se puede achacar a la complejidad de sus escritos y su falta de ritmo cinematográfico, o a la poca fidelidad de los guiones hacia el texto original. En cualquier caso, no se antoja tarea fácil adaptar al genio de Providence. Lo cierto es que para encontrar en la gran pantalla películas que evocaran de manera realista el “terror cósmico” y la atmósfera lovecraftiana, tendríamos que esperar hasta el final de la década de los setenta. Más que desarrollar el terror en estado puro y dejar volar la imaginación como en su día hizo Lovecraft, el cine desarrolló metáforas con componente político en la década de los cincuenta, que alimentaban la paranoia del miedo a un ataque comunista en un momento de efervescencia de estas producciones, catalogadas como de serie B debido a su bajo presupuesto de producción.

 

Extracto 2

 

La criatura de Giger evoca un erotismo enfermizo con su diseño. Es una criatura babeante, con fauces fálicas. Teniendo en cuenta el alargamiento del cráneo, podría albergar una lengua retráctil. La utilización de esta lengua en la película suponía un problema técnico y por ello se contrató a un experto en animatrónicos y efectos especiales, Carlo Rambaldi. Rambaldi se ocuparía del funcionamiento de la cabeza en las tomas cortas en las que el alien ataca empleando su mortífera lengua. Su carencia de ojos recuerda las materializaciones de los miedos en monstruos descritas por Lovecraft. Lovecraft escribió acerca del miedo a lo desconocido, y explica el terror en sus relatos con criaturas carentes de forma definida. Monstruos sin ojos, que donde deberían tener los brazos tienen tentáculos, dónde se situaría el cerebro hay un enorme estómago, en el lugar de la cabeza hay una gran boca, resumiendo, es la carencia de identificación, de antropomorfismo.

Alien se basa en el miedo a lo desconocido, a aquello que no se puede ver. Los personajes están atrapados junto a “algo” que se mueve a sus anchas pero que sólo se muestra al atacar. Sólo se nos muestra al alienígena en muy pocos planos, poco iluminados, de manera que el espectador recibe muy poca información descriptiva de lo que tiene delante, atendiendo al razonamiento de menos es más, y dando la posibilidad al espectador de que complete por si mismo lo que falta. Para ello explota también los miedos primarios inherentes al ser humano y a su instinto de supervivencia, como son el miedo a la asfixia, la claustrofobia y el miedo a ser devorado. Estos tres miedos están representados claramente; la asfixia: un parásito que salta directamente a la cara aferrándose a ella mientras aprisiona el cuello del anfitrión con un enorme tentáculo para introducirle algo en la garganta; la claustrofobia: siete personajes que permanecen atrapados en una prisión de la que no pueden salir; morir devorado: un alienígena espantoso gestado en el interior de un cuerpo humano, carente de ojos pero que conserva una enorme boca de dientes afilados de la que a su vez emergen unas dobles fauces. Si bien se nos muestra poca información de la morfología del extraterrestre, lo que si nos queda bien claro es cómo es su boca gracias a la abundancia de primerísimos planos de ésta dispuesta a un inminente y feroz ataque.

  • 01. Autor/a/es: Carlos Arenas
  • 02. Título del contenido: Lovecraft y la creación de atmósferas en el cine fantástico
  • 03. Palabras clave: H.P. Lovecraft, cine fantástico, H.R. Giger, Rob Bottin, diseño cinematográfico, "Alien", "The Thing", siglo XX
  • 04. Fecha de publicación en DEFORMA Cultura Online: 25/06/2012
  • 05. ISSN de esta publicación: 2254-2272
  • 06. Revisado por pares: No
  • 07. Idioma de publicación: Español
  • 08. Número de páginas: 9
  • 09. Formato de archivo: PDF descargable (452 KB)
  • 10. Contenido con imágenes: No
  • 11. Precio y moneda: Descarga libre
  • 12. Licencia del contenido: CC BY
  • 13. El contenido publicado es inédito: No
  • 14. Documento original: Artículo
  • 15. Fuente original: Arenas, Carlos, "Lovecraft y la creación de atmósferas en el cine fantástico". ARS LONGA. Cuadernos de arte, Nº 20, 2011. ISSN 1130-7099.

No hay comentarios sobre este contenido.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin contenidos

Total 0,00 €
Todas las Noticias

Nuevos contenidos

no hay nuevos contenidos en este momento

PayPal